ALQUILERES EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS ¿ puedo dejar de pagar el alquiler de mi vivienda? 

27.04.2020

 El Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, establece el aplazamiento o condonación del pago del alquiler de la vivienda habitual para todos aquellos inquilinos y familias que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica a raíz de la crisis sanitaria del coronavirus.

Analizamos a continuación los requisitos que permiten acceder a la medida, el procedimiento a seguir y el plazo para su solicitud, los supuestos de aplicación automática y otros aspectos a tener en cuenta por las personas arrendadoras y arrendatarias.

Situación de vulnerabilidad económica

Se encuentran dentro de los supuestos de vulnerabilidad económica a consecuencia de la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19 los inquilinos que, en el mes anterior a la solicitud de aplazamiento, se encuentren en las siguientes situaciones:

  • En situación legal de desempleo.
  • Afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).
  • En situación de reducción de jornada por cuidado de personas mayores o menores de edad.
  • Empresarios que hayan sufrido una pérdida sustancial de ingresos.

Según el nivel de ingresos, se considera que la unidad familiar se encuentra en situación de vulnerabilidad cuando, además de encontrarse en los supuestos descritos anteriormente, en el mes anterior a la solicitud de moratoria no alcance los siguientes límites:

- Tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM): 1.614 euros mensuales aproximadamente.

- Dicho límite se incrementará en 0,1 veces el IPREM por cada hijo a cargo en la unidad familiar (0,15 en caso de unidad familiar monoparental) y por cada persona mayor de 65 años.

- Si alguno de los miembros de la unidad familiar tiene una discapacidad superior al 33%: el límite será de cuatro veces el IPREM

En cuanto a la renta arrendaticia, se considerará situación de vulnerabilidad económica a los siguientes supuestos:

- Cuando la renta más los gastos y suministros básicos resulte superior o igual al 35% en de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar.

A fin de acreditar la situación de vulnerabilidad económica, la persona arrendataria debe aportar al arrendador los siguientes documentos:

* La situación legal de desempleo, se acreditará mediante certificado expedido por la entidad gestora de las prestaciones en el que figure la cuantía mensual percibida.

* En caso de cese de actividad de los trabajadores autónomos, se acreditará mediante certificado expedido por la Agencia Tributaria u órgano competente de la Comunidad Autónoma, en su caso, sobre la base de la declaración de cese de actividad declarada por el interesado.

Para acreditar el número de personas que habitan en la vivienda habitual, se requieren

los siguientes documentos:

- Libro de familia o documento acreditativo de pareja de hecho.

- Certificado de empadronamiento relativo a las personas empadronadas en la vivienda, con referencia al momento de la presentación de los documentos acreditativos y a los seis meses anteriores.

- Declaración de discapacidad, de dependencia o de incapacidad permanente para realizar una actividad laboral.

Además, en caso de que deba acreditarse la titularidad de bienes, se aportará nota simple del servicio de índices del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la unidad familiar.

Si el solicitante de la moratoria no pudiese aportar alguno de los documentos requeridos, podrá sustituirlo mediante una declaración responsable que incluya la justificación expresa de los motivos, relacionados con las consecuencias de la crisis del COVID-19, que le impiden tal aportación. 

Tras la finalización del estado de alarma y sus prórrogas dispondrá del plazo de un mes para la aportación de los documentos que no hubiese facilitado.

Procedimiento y plazo para solicitar la moratoria

Las personas arrendatarias que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica según lo establecido en el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, deberán ponerlo en conocimiento del propietario de la vivienda entre el 2 de abril y el 2 de mayo de 2020.

Cuando la persona arrendadora sea pequeño propietario (menos de diez viviendas en propiedad), puede aceptar el aplazamiento temporal del pago o la condonación total o parcial de la renta.

Si el propietario no acepta el acuerdo y el inquilino se encuentra en situación de vulnerabilidad económica sobrevenida, tendrá acceso al programa de ayudas transitorias de financiación.

Supuestos de aplicación automática de la moratoria

Deberán procurar llegar a un acuerdo para el aplazamiento o condonar el alquiler los grandes tenedores, esto es, las personas físicas o jurídicas que cumplan los siguientes requisitos:

- Ser titular de más de diez inmuebles urbanos, excluyendo garajes y trasteros, o una superficie construida de más de 1.500 m2.

En caso de que no se hubiese producido, el arrendador comunicará expresamente al arrendatario, en el plazo máximo de siete días laborables, su decisión, escogida entre las siguientes alternativas:

a. Reducción del 50% del alquiler durante el tiempo que dure el estado de alarma y con un máximo de cuatro meses.

b. Aplazamiento del alquiler, que se aplicará de manera automática y que afectará al periodo de tiempo que dure el estado de alarma y máximo durante cuatro meses.

La renta se aplazará mediante el fraccionamiento de las cuotas durante al menos tres años, que se contarán a partir del momento en el que se supere la situación aludida anteriormente, o a partir de la finalización del plazo de los cuatro meses citado, y siempre dentro del plazo a lo largo del cual continúe la vigencia del contrato de arrendamiento o cualquiera de sus prórrogas.

La persona arrendataria no tendrá ningún tipo de penalización y las cantidades aplazadas serán devueltas a la persona arrendadora sin intereses.